cenejyd

Un tercio de los niños del mundo están envenenados con plomo: UNICEF

Uno de cada tres niños, unos 800 millones en todo el mundo, tienen niveles de plomo en la sangre de cinco microgramos por decilitro, una cantidad peligrosa, asegura un nuevo informe del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la organización Pure Earth.

Se trata de una escala masiva de envenenamiento que era previamente desconocida, asegura el estudio, que describe que casi la mitad de los niños con niveles peligrosos de plomo en la sangre habitan en el sur de Asia.

“Con pocos síntomas tempranos, el plomo causa estragos silenciosamente en la salud y el desarrollo de los niños, con posibles consecuencias fatales. Saber cuán extendida es la contaminación por plomo, y comprender la destrucción que causa a las vidas individuales y a las comunidades, debe inspirar acciones urgentes para proteger a los niños de una vez por todas”, afirmó en un comunicado publicado el miércoles Henrietta Fore, directora ejecutiva de UNICEF.

El plomo es una potente neurotoxina que causa daños irreparables al cerebro de los niños. Es particularmente destructivo para los bebés y niños menores de cinco años, ya que daña sus cerebros antes de que hayan tenido la oportunidad de desarrollarse por completo, causándoles un deterioro neurológico, cognitivo y físico de por vida.

La exposición al plomo en la infancia también se ha relacionado con problemas de salud mental y de comportamiento, y con un aumento de la delincuencia y la violencia. Los niños mayores sufren graves consecuencias, incluido un riesgo más elevado de daño renal y enfermedades cardiovasculares en la edad adulta, según el informe.

Además, se estima que la exposición al plomo en la infancia cuesta a los países de ingresos bajos y medios casi un billón de dólares debido a la pérdida del potencial económico de estos niños a lo largo de su vida.

Las principales causas de la contaminación

El informe señala que el reciclaje informal y de baja calidad de las baterías de plomo-ácido es uno de los principales contribuyentes al envenenamiento por plomo en niños que viven en países de ingresos bajos y medianos.

En estas naciones ha habido un aumento de casi el triple en la compra de vehículos con estas baterías desde el año 2000, y la falta de regulación e infraestructura para su reciclaje ha dado como resultado que hasta el 50%sean recicladas de manera peligrosa en la economía informal.

Los trabajadores en estas operaciones de reciclaje a menudo ilegales rompen cajas de baterías abiertas, derraman ácido y polvo de plomo en el suelo y huelen el plomo recuperado en hornos crudos al aire libre que emiten humos tóxicos que envenenan a la comunidad circundante. En general, estas personas desconocen que el plomo es una neurotoxina potente, advierte el informe.

Otras fuentes de exposición infantil a este elemento químico son:

  • Agua contaminada en tuberías con plomo.
  • Plomo de industrias activas como la minería.
  • Pintura y pigmentos a base de plomo.
  • Gasolina con plomo (que ha disminuido considerablemente en las últimas décadas, pero fue una fuente histórica importante).
  • Soldadura de plomo en latas de alimentos.
  • Plomo en especias, cosméticos, medicinas ayurvédicas, juguetes y otros productos de consumo.
  • Los padres cuyas ocupaciones implican trabajar con plomo a menudo llevan polvo contaminado a sus casas en su cabello, manos y zapatos, exponiendo inadvertidamente a sus hijos al elemento tóxico.
Lin Qi
Una mujer mide azulejos en una fábrica de cerámica en Kenya.

Cuestión de acción y educación

“La buena noticia es que el plomo puede reciclarse de manera segura sin exponer a los trabajadores, sus hijos y los vecindarios circundantes. Además, los sitios contaminados con plomo se pueden remediar y restaurar”, indicó Richard Fuller, presidente de Pure Earth.

Según Fuller, las personas pueden ser educadas sobre los peligros del plomo y así poder protegerse a sí mismas y a sus hijos.

“El retorno de la inversión es enorme: mejor salud, mayor productividad, mayor coeficiente intelectual, menos violencia y un futuro más brillante para millones de niños en todo el planeta”, dijo.

Si bien los niveles de plomo en la sangre han disminuido drásticamente en la mayoría de los países de altos ingresos desde la eliminación gradual de la gasolina con plomo y la mayoría de las pinturas a base de este metal pesado, los niveles en la sangre para niños en países de bajos y medianos ingresos se han mantenido elevados y, en muchos casos, peligrosamente altos, incluso una década después de la eliminación global de las gasolinas con plomo.

El caso de México

El informe presenta cinco estudios de caso de países donde la contaminación por plomo y otros desechos tóxicos de metales pesados han afectado a los niños.

En México, se encontró que las principales fuentes de exposición infantil al plomo provienen de la cerámica, la industria metalúrgica y la minería.

Un estudio en el área de la capital realizado entre 2008 y 2015 reveló un nivel promedio de dos microgramos por decilitro entre los niños de uno a cinco años, con un 8% de esos pequeños con niveles mayores a cinco microgramos. Al medir los niveles de los niños fuera de la ciudad, este porcentaje aumentó al 22%.

En el estado de Morelos, donde no existe una fuente “obvia” de plomo como la minería o la industria metalúrgica, se encontraron niños con hasta siete microgramos, mientras que en Tlaxcala, en una comunidad que se dedica a la cerámica, se registraron niños de 4 a 9 años con niveles de hasta 19 microgramos por decilitro en la sangre. Estudios indican que algunos hogares continúan utilizando cerámicas cubiertas con plomo.

El Banco Mundial, estima que los niños menores de cinco años en México perdieron hasta 8,9 millones de puntos de coeficiente intelectual en 2018.

Entre los adultos, la exposición al plomo causó alrededor de 5000 muertes prematuras en 2018. Además, se habrían perdido hasta 11.000 años por discapacidades o enfermedades no fatales causadas por la exposición al plomo. Esto le cuesta al Estado hasta el 2,68% de su Producto Interno Bruto, en especial las consecuencias sobre el desarrollo intelectual de los niños.

 

Tomado de ONU Noticias

Comparte