La crisis global de vivienda tiene origen en la falta de acceso a la justicia

La crisis global de vivienda tiene sus raíces en una crisis de acceso a la justicia porque al negar este acceso, la vivienda no se reconoce, entiende o aborda como un derecho humano, afirmó este lunes la relatora especial de la ONU sobre el derecho a una vivienda adecuada.

Leilani Farha señaló en un comunicado que los Estados no se pueden preciar de ser líderes en el campo de los derechos humanos mientras dejan a un creciente número de personas vivir y morir en la calle, sin instancias para reclamar este derecho a sus gobiernos y sin acceso a soluciones efectivas.

“Los desalojos rampantes de quienes viven en asentamientos informales y campamentos, la desestimación de órdenes de tribunales y del estado de derecho y la criminalización de las personas sin techo sugieren una cosa: esas personas no son reconocidas ni tratadas como miembros igualitarios de la familia humana”, apuntó.

La experta consideró que mientras los Estados nieguen el acceso a la justicia a las personas afectadas en su derecho a la vivienda, seguirán perpetuando la jerarquización de los derechos humanos, como si unas garantías fueran más importantes que otras.

Agregó que hay millones de personas viviendo en la calle o en habitaciones con condiciones inaceptables que no pueden recurrir a ninguna instancia para reclamar su derecho mientras que los Estados fracasan a la hora de garantizárselos y continúan imponiendo desalojos y criminalizando a las personas sin hogar o que viven en moradas informales.

Tomado de ONU Noticias

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *