cenejyd

En México, buscan eliminar impuestos a los productos se gestión menstrual, considerándolos de primera necesidad

En México, legisladoras y organizaciones buscan que los productos de gestión menstrual sean considerados de primera necesidad por parte del Estado; por ello piden que se garantice el acceso a estos y que se les elimine el IVA.

Legisladoras de todos los partidos y organizaciones de la sociedad civil presentaron la iniciativa Menstruación Digna México, la cual busca eliminar el IVA a productos de gestión menstrual. Aseguran que el impuesto a toallas sanitarias, tampones y copas menstruales es discriminatorio y atenta contra los derechos humanos de las mujeres como a la salud, trabajo, educación, vida digna e igualdad.

En entrevista, Paulina Castaño Acosta, investigadora del programa de Justicia Fiscal de Fundar, detalla que la estrategia se divide en tres ejes de acción: la gratuidad de los productos de gestión menstrual, la eliminación del IVA a dichos productos y en poder generar investigación y datos sobre la gestión menstrual en México, ya que en la actualidad no hay cifras oficiales para conocer la manera en que mujeres, niñas y adolescentes viven este proceso biológico.

Poder llevar a cabo una menstruación digna no es fácil pero queremos que sea posible para todas las personas menstruantes en México, por ello una de nuestras prioridades será dar de manera gratuita dichos productos para grupos vulnerables como mujeres en condición de calle, privadas de la libertad y adolescentes en educación básica

– Paulina Castaño Acosta, Investigadora de Justicia Fiscal de Fundar

De acuerdo con la propuesta, una mujer necesita aproximadamente 360 toallas o tampones en promedio al año. Ese gasto puede representar hasta 720 pesos anuales el cual, para ser cubierto de manera adecuada, equivale a invertir el cinco por ciento del total de gastos de un hogar en situación de pobreza en México.

Además, la iniciativa establece que una mujer menstrúa 2 mil 535 días de su vida, cifra equivalente a siete años. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la edad promedio en la que se menstrua va de los 15 a los 49 años.

Asimismo, se estima que a nivel mundial hay mil 800 millones de personas menstruantes, mientras que en México más de 63 millones de mujeres, niñas y adolescentes menstrúan en la actualidad y muchas de ellas se enfrentarán a la falta de espacios adecuados y cómodos para gestionar este proceso con dignidad.

“Se debe entender que los productos de gestión menstrual no son artículos de lujo sino que son de primera necesidad como los alimentos y la medicina, por eso es que cobrar un IVA pone barreras para que las personas que tienen la regla puedan llevar a cabo su proceso biológico de manera digna y no se les afecte por falta de recursos económicos”, puntualiza la investigadora.

El documento de la propuesta expone que algunas de las barreras que enfrentan las personas menstruantes, además del pago del IVA, son la carencia de espacios adecuados para su gestión, no contar con los recursos económicos para acceder a productos de higiene, complicaciones para acceder al agua y al saneamiento, así como la falta de acceso a la educación menstrual y reproductiva.

La propuesta de eliminar el IVA a productos para gestionar la menstruación se presentó desde el 8 de septiembre a la Cámara de Diputados.

Las mujeres perciben un salario menor que los hombres y reciben menos beneficios por el mismo trabajo realizado y con mismo nivel de escolaridad, pues tan solo a nivel nacional, para el 2020 en la población ocupada de 15 años y más, la remuneración mensual promedio de las mujeres es de 4 mil 082 pesos y la de hombres de 5 mil 191. Es decir, que mes con mes las mujeres ganan 79 centavos por cada peso que reciben los hombres.

LA LUCHA LEGISLATIVA POR LA MENSTRUACIÓN DIGNA

Aunque la propuesta llegó a la Cámara de Diputados desde el pasado 8 de septiembre, Castaño Acosta lamenta que, a pesar de contar con el apoyo de varios legisladores, esta no tenga un panorama positivo.

“En este gobierno la base para tomar decisiones y guiar políticas públicas es la austeridad republicana, entonces quitar el IVA a los productos menstruantes podría representar un impacto importante en términos fiscales lo cual en este momento no sería prioridad pues se busca mitigar la crisis económica y sanitaria que vivimos en estos días, pero que haya llegado a la Cámara es un sin duda el primer paso que teníamos que dar para posicionar la petición en la agenda pública”, menciona.

Martha Tagle, diputada de Movimiento Ciudadano, asegura en entrevista que se dará una lucha en beneficio de todas las personas menstruantes y garantizarles un proceso biológico digno.

Al mismo tiempo que la eliminación del IVA, se busca la posibilidad de promover una reforma de educación para que los productos puedan ser proporcionados en las escuelas, también se peleará que se logren gestionar en los productos de la canasta básica, pues así instituciones como Liconsa podría ofrecerlos a bajo costo

– Martha Tagle, Diputada de Movimiento Ciudadano

Para Tagle es fundamental hablar de la menstruación y considera que debe ser prioridad de las autoridades el tema, pues la falta de políticas públicas impacta la vida privada e íntima de las mujeres al no poder acceder o pagar un alto costo por productos para su higiene personal.

“La próxima semana se va a discutir la Ley de Ingresos lo cual es una oportunidad para abordar el tema de una manera sensible con los demás diputados y di – putadas, y no solo tenemos eso sino que luego podremos tocar la puerta en el Senado donde se podría dictaminar tasa cero a estos productos”, expone.

Por último, la legisladora asegura que la batalla por la menstruación digna se dará desde todos los flancos posibles, afirma que resulta lamentable que fertilizantes, periódicos y revistas, o joyería sí tienen tasa cero y los artículos de primera necesidad para las mujeres no.

“Enviamos apenas un exhorto a la Secretaría de Seguridad para que las mujeres en estado de reclusión tengan garantizado el acceso a estos productos, estar recluidas no significa que ya no son seres con derechos”, finaliza.

 

Tomado de Reporte Índigo

Comparte