cenejyd

El COVID agravó la situación de personas defensoras y periodistas en México

 

Al menos seis periodistas y 24 personas defensoras de derechos humanos fueron asesinadas en el país durante 2020, de acuerdo con un informe realizado por organizaciones de la sociedad civil (OSC) nacionales e internacionales, publicado este martes.

El reporte desarrollado por el Espacio OSC, la Iniciativa Mesoamericana de Mujeres Defensoras de Derechos Humanos (IM-Defensoras), la Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos en México (RNDDHMX) y el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) reveló que 7 mujeres y 23 hombres, fueron asesinados por motivos presuntamente vinculados con su labor de defensa y ejercicio de su derecho a la libertad de expresión.

En el documento “Situación de la defensa de derechos humanos y la libre expresión en México a partir de la pandemia por covid-19” , las OSC resaltaron que la situación de personas defensoras y periodistas se ha agravado en el país a partir de la emergencia sanitaria, económica y social generada por el SARS-COV-2.

“Pues por un lado, la defensa de derechos humanos y la libre expresión en México es más urgente que nunca como consecuencia de las medidas adoptadas por los gobiernos federal, estatales y municipales que restringen o han vulnerado derechos humanos”, apunta el informe.

Las entidades que reflejaron mayores atentados contra periodistas fueron Ciudad de México, Quintana Roo, Coahuila, Puebla, Estado de México, Guerrero, Veracruz, y Baja California.

Al mismo tiempo, se han intensificado y diversificado los ataques contra personas defensoras de derechos humanos y periodistas; quienes han visto limitadas sus estrategias e instrumentos de defensa por la necesidad de implementar medidas de distanciamiento y confinamiento social.

En 2020 fueron asesinadas al menos 17 personas defensoras del medio ambiente en Chihuahua, Oaxaca, Veracruz, Morelos, Baja California y San Luis Potosí, siendo 15 hombres y 2 mujeres.

En ese sentido, las OSC insistieron en que durante 2020, se intensificaron y diversificaron los ataques contra defensores y periodistas a la vez que estos vieron limitadas sus estrategias de defensa ante las medidas de confinamiento y distanciamiento social.

El análisis realizado para la construcción del informe arrojó luz sobre las acciones del gobierno federal liderado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, que, según afirman, contribuyen a que después del año 2020 la defensa de los derechos humanos y la libertad de expresión sean todavía “más importantes que nunca”.

Por ejemplo, según se apunta, algunas de las medidas adoptadas para reducir la movilidad en el contexto de la pandemia “han dado margen para arbitrariedades por parte de autoridades”, quienes en ciertas ocasiones, aseguraron, actuaron con un “enfoque punitivo desproporcionado”.

En cuanto al acceso a la justicia, el informe señala que con motivo de la contingencia sanitaria “distintas dependencias de procuración de justicia suspendieron términos judiciales o actividades administrativas, ampliando las barreras para la impartición de justicia.

En este sentido, el periodo analizado en el informe también se caracterizó por “afectaciones al derecho a la protesta social y el uso desproporcionado de la fuerza por parte de cuerpos de seguridad”, lo que incrementó las agresiones a defensores y periodistas, especialmente a los relacionados con la lucha feminista.

El informe resalta el aumento de relevancia de los proyectos extractivos por parte de López Obrador, algo que puede afectar directamente a pobladores originarios y comunidades indígenas.

Por ello las OSC, hicieron hincapié en la demanda al Gobierno de acatar recomendaciones y resoluciones emitidas por instancias internacionales que demandan garantizar la protección de personas defensoras y periodistas en esta crisis.

Otros datos relevantes de este informe son, por ejemplo, que en el caso de mujeres defensoras, la Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos en México (RNDDHMX) registró una intensificación en las agresiones durante la pandemia.

Pues entre enero y junio se registraron agresiones contra 266 defensoras y 42 colectivos, de las cuales 49% fueron contra defensoras y 37% contra periodistas y/o colectivas.

Las agresiones más reiteradas fueron calumnias, señalamientos y campañas de desprestigio; intimidación y hostigamiento psicológico; amenazas, advertencias y ultimatums; restricciones a la libertad de expresión; y criminalización. Además de los 7 asesinatos referidos supra, se registraron cinco intentos de homicidio.

 

Tomado de Expansión

Comparte