cenejyd

Discriminación, maltratos e incertidumbre: las quejas de policías federales ante CNDH

La crisis por la desaparición de la Policía Federal (PF) llegó a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH). Un grupo de agentes presentó una queja formal ante dicho organismo, en la que alertan sobre múltiples violaciones a sus garantías individuales: desde tratos discriminatorios, pasando por inseguridad legal, hasta incertidumbre laboral.

En la denuncia se responsabiliza de dichas irregularidades a autoridades de tres dependencias: la propia Policía Federal, la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, y la Secretaría de la Defensa Nacional.

La queja se presentó luego de dos semanas de manifestaciones de los agentes, por las condiciones en que el gobierno ha operado la transición de esta corporación a la Guardia Nacional.

Tras varias mesas de negociaciones el gobierno federal ha propuesto a los inconformes irse a otras dependencias, e incluso pagarles una liquidación si no quieren continuar en el servicio público.

Pero la representante legal de los policías federales inconformes, Reyna Velasco, advirtió que se trata, en el mejor de los casos, de una solución temporal e insuficiente para cubrir una realidad: que más de 30 mil personas están perdiendo su fuente de trabajo, sin que haya un plan bien elaborado y no improvisado para dos ellos.

“En este momento estamos hablando solo de una división, que es la que se ha opuesto abiertamente a la transferencia  a la Guardia Nacional, pero recordemos que la PF tiene otras divisiones y que la transferencia como la misma ley y decreto lo marcan, se hará de forma paulatina, entonces ¿qué pasará con la divisiones que sigue? No hay certidumbre del proceso por lo que es indispensable que la CNDH intervenga”, dijo Velasco en entrevista.

Las violaciones, según la queja

En el escrito de queja de 12 páginas, presentado ante la Oficialía de Partes de la CNDH, los agentes afectados detallan las difíciles condiciones que han padecido este año, y particularmente en las últimas semanas, a partir de que se aprobó la Ley de Guardia Nacional que ordena el traslado a la misma de toda la estructura de Policía Federal.

De acuerdo con los agentes, las situaciones que han padecido se dividen en tres grandes rubros de violaciones. A continuación se detallan los argumentos clave de cada uno:

Violación al derecho de igualdad y no discriminación

Los policías sostienen que aun cuando la Guardia Nacional es de naturaleza civil, la condición en que se les intenta incorporar dista mucho del procedimiento que se está llevando a cabo con los policías militares y navales, que también se están incorporando.

Indicaron que mientras a los policías federales se les ha obligado a tomar un curso que ya conocen, y a ser sometidos a procesos de control de confianza, a los militares se les ha dado un pase prácticamente automático la Guardia Nacional, pese a su nula formación en materia policial, lo que evidencia que no hay igualdad de circunstancias.

“Esta desigualdad tan visible en nuestros casos se agrava con el hecho de que hicimos los exámenes médicos y físicos en las instalaciones militares y por militares, a pesar de que se supone que la Guardia Nacional es una institución de carácter meramente civil, con funciones policiales”, indican los agentes.

En ese contexto, sostienen que son los policías federales los que cumplían mejor con el perfil requerido, pues ya son policías civiles, mientras que los militares no lo son. De hecho los federales cuentan ya con el Certificado único Policial que se requiere para la Guardia. Pese a todo eso, el tratamiento que se les ha dado a los militares ha sido preferencial, acusan.

 

Tomado de Animal Político

Comparte