cenejyd

¿Derecho a “desconectarte” de tu trabajo? Por ley, esto podría ser posible

La desconexión digital es el derecho de las personas trabajadoras a no contestar llamadas telefónicas o a estar desconectados de internet fuera de su jornada laboral, vacaciones, días de descanso, descanso obligatorio e incapacidad. Esta es la definición que un grupo de legisladores busca incluir en el marco laboral federal.

A las iniciativas que se han presentado en las últimas semanas en el Congreso de la Unión para regular el teletrabajo en México, este miércoles se sumó una propuesta para crear la Ley para el Trabajo a Distancia, como una vía para darle más certidumbre a la modalidad conocida popularmente como home office.

El proyecto, impulsado por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), establece el catálogo de derechos que tendrá todo trabajador que realice sus actividades a distancia, entre los que se destacan la desconexión digital.

Con esta propuesta de legislación también se agrega la obligación de los patrones de “respetar la desconexión digital de las personas trabajadoras, así como de la intimidad personal y familiar”.“Se destaca la desconexión digital, entendida como un derecho del trabajador a que sean respetadas sus horas de descanso y evitar el abuso del empleador, elemento del derecho laboral que se protege desde la Constitución al establecer un horario laboral determinado y con la reiteración de proteger el descanso de los empleados en las labores encomendadas en casa”, se expone en la iniciativa.De acuerdo con la Asociación de Internet.mx y OCC Mundial, el home office ha sido valorado por los trabajadores, pero ha traído más carga laboral para las personas, al menos el 70% de los empleados así lo considera.

El 40% de los colaboradores que trabaja desde casa, por su parte, afirma que su jornada laboral se ha extendido, trabajando entre 9 y 12 horas al día.

La regulación del teletrabajo ha estado en el debate público en los últimos años, lo que se aceleró con la pandemia. Y a pesar de que algunos países han avanzado en legislar esta modalidad y la nueva relación laboral que implica, Latinoamérica tiene un rezago en el marco normativo para promover el balance vida-trabajo para quienes laboran desde sus hogares, ha alertado el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

“Un tema de creciente preocupación que afecta tanto a teletrabajadores y trabajadores tradicionales es la hiperconectividad y su efecto negativo sobre la conciliación entre la vida familiar y laboral (…) En América Latina se habla del tema, pero en términos generales. La región tiene pocos avances en reformas laborales que incorporen aspectos para equilibrar la vida personal y el trabajo”, se destaca en el reporte El futuro del trabajo en América Latina y el Caribe del BID.

Primeros pasos en el mundo

España es uno de los países que ha impulsado el derecho a la desconexión digital. Este concepto está establecido en la Ley de Protección de Datos y Garantía de los Derechos Digitales del 2018.

“Los trabajadores y los empleados públicos tendrán derecho a la desconexión digital a fin de garantizar, fuera del tiempo de trabajo legal o convencionalmente establecido, el respeto de su tiempo de descanso, permisos y vacaciones, así como de su intimidad personal y familiar”, se estipula en el artículo 88 de la legislación española.

Al respecto, el PVEM en su iniciativa reconoce que una de las innovaciones más importantes en el marco normativo de España es el precisamente el derecho a la desconexión digital. “Un concepto novedoso que permite que los trabajadores a distancia tengan derecho a no estar conectados fuera de su horario de trabajo”, lo califica el PVEM.

Retornando al terreno de Latinoamérica, Argentina es uno de los países que no contaba con una regulación específica para el home office y que recientemente aprobó una Ley de Teletrabajo. La nueva legislación argentina no sólo sentó las bases para la relación laboral en esta modalidad, también innovó con el derecho a la desconexión digital como una vía para equilibrar la vida laboral y personal.

 

Tomado e Factor Capital Humano

 

Comparte